Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz año nuevo

En los primeros minutos del año nuevo, luego de las felicitaciones familiares, los habitantes de mi ciudad se dirigen a la plaza principal y doce niños rodean la fuente.
Cada uno de esos niños porta una caja  con deseos para el año entrante.Cada año se renuevan algunas peticiones según los acontecimientos en el mundo.
El primer niño que abre la caja, riega con agua una pequeña superficie y exclama : que el tiempo sea benévolo y nos dé sus bienes en justa medida
El segundo niño abre la caja y suelta al aire una puñado de harina de maíz y dice: para que el esfuerzo de muchos se vea recompensado.Que en ningún lugar alguien vuelva a sentir hambre.
El tercer niño despliega la caja y sujeta una pequeña manta de lana: que a nadie le falte abrigo y un lugar donde descansar.
El cuarto mira a todos y alzando un libro exclama: que no nos falte el deseo de aprender, de conocer nuestro mundo y todo lo que nos reodea. El conocimiento nos hace libres y nos ayuda a luchar por lo justo
El quinto niño sujeta un trozo de metal y dice: que un año más seamos como este metal, duro ante la adversidad, pero maleable ante los cambios necesarios para una vida más productiva y felíz.
El sexto muestra una bola de cristal y sonriendo dice: que seamos previsores, que pensemos en las consecuencias de nuestros actos antes de realizarlos y poder así asumir los resultados.No confundamos el valor con la osadía.
El séptimo niño empuña una espada y exclama: que la única arma que usemos sea la de nuestra profesión, luchando contra el egoísmo, la vanidad, la codicia, la enfermedad, el miedo y la ambición de poder y que como el guerrero, la envainemos siempre con honor.
El octavo mira a todos y saca una flor blanca: que no nos falte la esperanza y la creencia de que nada es más fuerte que nuestra fe.Todo se puede cambiar.
El noveno saca de la caja un cuenco con purpurina de va rociando  a todos mientras dice: que nunca se borre la sonrisa de tu rostro, ríete de tí primero y luego de todos los que de tí se ríen por no compartir tus ideas y principios.Ríe con los que te aman.
El décimo muestra un yunque y exclama: que todo lo que tengas sea resultado de tu sacrifico, en la adversidad se forja el carácter, educa para la responsabilidad, con amor, pero con firmeza.
El undécimo tira al suelo unos papeles con letras y dice: prediquemos con el ejemplo y con la palabra, hablando lo justo y utilizando un lenguaje directo para no confundir al interlocutor. Sabed que el hombre es dueño de las palabras que calla y exclavo de las que pronuncia.
El último niño se sube a una pequeña tarima y exclama: Habeis examinado vuestra conciencia?. Encontrasteis la causas de vuestros desvelos?....Habéis sido justos?....Disteis en la misma medida que recibisteis?.....Estáis en paz?
Abre la caja y deja escapar a tres palomas y dice: la primera la HONRADEZ........la segunda es la JUSTICIA y la tercera es la PAZ éstas dos últimas siempre van juntas pues no puede existir una sin la otra.
Entonces el más anciano del pueblo se coloca en el centro y mirando con dulzura les habla.Gracias por este año disfrutado, gracias a todos por haberme hecho sentir único e importante. Y si en este próximo os dejo, quiero irme con la misma dignidad con la que he vivido. Con mi maleta llena de experiencia, amor y buenos recuerdos, eso que no ocupa lugar y que llena toda una existencia de felicidad.
Acto seguido cada ciudadano sujeta su maleta y recorre la calle manifestando de esta forma que el mundo no tiene fronteras, que cada uno debe elegir su lugar, teniendo en cuenta que estamos de paso y que lo que dejemos es reflejo de lo que fuimos.
Feliz año hoy y todos los días
Gracias por acompañarme en tantos momentos y por haberme ayudado a construir mi historia.
Un abrazo a todos