Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 29 de abril de 2012

Historias de primavera







Todas las mañanas, la señora Marta se levanta antes de salir el sol. Con los primeros rayos inicia su caminata diaria al lugar de trabajo. Siempre el mismo recorrido. Guiada por sus pies, rutina solo alterada por los pequeños charcos.
Toma el sendero de los huertos y al llegar a la conjunción de dos sitios baldíos se detiene, como cada mañana ,a contemplar con una sonrisa el enorme árbol que se alza en ese punto desde que era una niña. Su aspecto impone, con su corteza oscura y su forma abigarrada. Ha soportado años de tiempo inclemente y el olvido de todos.
Ha sido testigo  de dramas y alegrías, pero siempre apartado, silencioso.
Escondido entre las matas,quedó al descubierto, cuando limpiaron el terreno.Doña Marta temió que lo talaran....falsa alarma. Sigue en pié, como ella, luchando, siempre luchando.
Cada mañana de invierno pasa bajo sus ramas y le deja una palabra amable,. Le repite una y otra vez que hace mucho frío,  que espera  verle pronto los primeros brotes y escudriña entre sus rama, a finales de febrero, en busca de nuditos.
Cuando estalla la primavera, con un poco de retraso ( cuando se es mayor, todo cuesta más), sus ramas se vuelven blancas y Marta se detiene extasiada a contemplar esa maravilla renovada y le deja unos piropos que solo ella sabe decir. Sus ramas se agitan ligeramente y ella se va convencida de que la ha escuchado.
En el verano, cuando el sol inmisericorde cae de pleno sobre la pobre mujer, el árbol al verla pasar mece sus ramas y agita sus hojas para regalarle un aliento fresco.
Marta está cansada estos días y se lo ha confesado. Le ha dicho también, de que va a aguantar como él este frío que no cesa y que se le mete entre las carnes.
Y ha pensado, pero aún no se atreve a decirle, que cuando su alma abandone ese cuerpo cansado dejará que repose bajo sus ramas y cada primavera  florecerá con él y cada verano perfumará el aliento de quien coma sus frutos.
Mientras, la señora Marta sigue su rutina, esquivando los charcos que le pone la vida.

Hay personas que pasan por la vida de puntillas, sin hacer ruido. No por eso sus vidas son menos importantes. Sin saberlo, influyen sobre otros de tal manera, que en la sombra pueden cambiar el curso de los acontecimientos.
Hay muchos ejemplos y no todos dichosos o con buen fin ; pero quiero destacar hoy la vida de muchas personas anónimas que llevan el peso de tareas no reconocidas o no suficientemente valoradas.Aquellas personas que están en silencio al lado de los que sufren. Los que trabajan en la sombra por el bien de los demás, los ignorados por no tener ambiciones de triunfo.


Hace muchos años vivía en un pueblo una mujer muy pequeña, que tenía por costumbre adueñarse de lo ajeno.
Una espléndida tarde de primavera, se puso su sombrero de paja y salió a dar un paseo. Andando vio un campo muy pequeño que estaba cercado, pero con la puertecita abierta. Al pié de un árbol, picoteaba una gallina pequeñita. Qué suerte tengo, pensó, esa gallina está hecha para mí. Cada mañana pondrá un huevo pequeñito que me alimentará.
Cogió la gallina y se la llevó.
Cuando llegó estaba cansada del paseo y  se acostó un momento.Al poco tiempo una voz la despertó  "devuélveme la gallina"
La mujer se asustó un poco, pero se hizo la sorda y volvió a dormirse. Pero nuevamente la despertó la misma voz. " Dame la gallina"
La mujer sintió más miedo, pero volvió a dormirse.
La voz insistió DAME LA GALLINA. DAME LA GALLINA.
La mujer no aguantó más y gritó: LLÉVATE LA DE UNA VEZ
Al momento volvió a dormirse. A la mañana siguiente,cuando despertó la gallina había desaparecido y sobre su almohada había una pequeña pluma y en su mesa una tortilla y una taza de café.
Este cuento popular nos enseña que a veces las palabras son duras y los gestos dulces. Que no siempre lo dicho se acompaña de lo hecho.
Alguien dijo que las palabras sin hechos son mentira y los hechos sin palabras son violencia....pero la vida es algo más complicada y nos pone ejemplos difíciles de catalogar.

Fiestas de primavera
El término prima proviene de primer y vera de verdor. La estación comienza en el equinoccio de primavera y termina con el solsticio de verano.
En la literatura representa a la juventud
En Argentina y Chile se celebra la fiesta del estudiante el 31 de septiembre
La fiesta del cerezo en flor en China
Hanami en Japón que significa observar la belleza de las flores. Los habitantes acuden en masas a los parques y jardines ( sakuras) y celebran pic nics .
Holi : festival hinduista de primavera. Se celebra en India, Guyana y Nepal. El primer día se realiza la quema de la mujer demonio y el segundo la gente se lanza polvos y agua coloreada que tiene un sentido medicinal.

Gracias por acudir a mi blog y regalarme vuestro tiempo y vuestros comentarios. Vuestra presencia hace que sea real