Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 8 de junio de 2011

Noche de verano










Es una noche cálida.
Se han callado las cigarras y ahora los grillos nos acompañan.
El murmullo de la gente se escucha lejano y es tan grande la paz y el silencio que podemos oir nuestras pisadas.
Pasamos delante de la tienda de novias y recuerdo que la boda de una amiga será pronto. Me ha pedido que la acompañe para dar los últimos toques.En su casa pueden verse los regalos amontonados en el piso
El pintor está en plena inspìración. Una noche silenciosa puede despertar las hadas.
La vieja bakery ya ha cerrado sus puertas. Son los que primeros en abrir. Mañana toca despertar al alba.
La tienda de casitas ha iluminado su escaparate . Tiene mi atención todas las veces que paso por aquí.
En la iglesia se celebra la última misa del día.
Me voy acercando  a la librería. Tengo dos días libres y me buscaré un buen libro.El librero nos conoce y habrá apartado unos cuantos para que seleccione uno...o dos.
Un día más va a terminar. La noche me regala una brisa suave y cálida, como una caricia.
Me siento a disfrutarla.

2 comentarios:

  1. Preciosas escenas y he pasado un rato muy agradable leyendo el relato. Un saludo, Eva

    ResponderEliminar